Make your own free website on Tripod.com

newgarro.jpg

Juguemos "Gato"

Historias para compartir
Lluvia
La verdadera historia de los Pez Gato
Flor de Luz
Fillet
Gatos ¡Explosión!
Es cierto, ¡es un lindo gatito!
Tinta China
Serenidad
Gatos Zanahoria
¡Tierra en peligro!
Corazones
El agua y los ríos
Ojos de Gato
Gato Doctor de Almas
Luz
"Hola y Gato"
Te daré suerte
Al calor del nacimiento
Ana y Paola ofrecen salud y abundancia
Los Gatos Misterio
Historia de Aura
Gato con pies de trapo...
Haciendo realidad tus sueños
La historia de Mrs. Miau
Yo te cuidaré
En la tormenta
Juguemos "Gato"
7 vidas felices

juego-de-gato.jpg
De: $ 210.00 pesos, hasta $ 500 pesos por pieza

El juego del Gato

 

Diciembre de 2006, Xochitepec, Morelos

 

Una noche en que nueve gatos se reunieron en lo alto de una barda para conversar sobre los temas del barrio en el que vivían, se percataron que ninguno tenía novedades que compartir.

 

Los perros del vecindario no los habían perseguido.

 

Aquellos nuevos vecinos que llegaron a habitar una semana atrás la casa de Sinaloa 040/W&5 no habían dado de qué hablar, pues todos sus inquilinos se dedicaban a trabajar hasta altas horas de la noche y durante la semana se habían comportado como simples humanos; esto es, se dedicaban a sus asuntos, sin infringir leyes o normas de convivencia.

 

Así, en pocos minutos, los nueve gatos, cinco gatitas y cuatro gatos, que tenían por  nombre Lulu, Luna y Radka; Esponja y Arte, así como Perkins y ¡Diantres!, Tigris y Peluso, en pocos minutos dieron fin a la reunión que semana a semana los unía en la intersección de la bardas de un traspatio que unía 8 casas; esto, entre las calles de Chihuahua, Orizaba y Guanajuato, en la Colonia Roma.

 

El espacio de reunión era muy interesante, pues la particularidad del sitio ofrecía un área comunal que era “tierra de nadie”.

gatojuego.jpg

Era entonces un sitio muy apreciado por los gatos de todo el barrio, pues en ese sitio ni perros ni humanos podían llegar.
 
Para ellos, era inaccesible, a menos – claro – que, fueran gatos como ellos, y supieran cómo trepar por las paredes, para después caminar por las estrechas bardas.
 
Lulu, Luna y Radka; Esponja y Arte, así como Perkins y ¡Diantres!, Tigris y Peluso aburridos por haber terminado tan pronto su junta, se quedaron mirando unos a otros, sin saber que hacer.
 
¡Diantres! Entonces se dio cuenta de algo.
 
- Estamos parados en un cuadrante con 9 espacios; en el centro estamos reunidos todos.
 
Debiéramos hacer algo con este descubrimiento para poder divertirnos.
La idea prometía, y los felinos restantes la maullaron a favor.
 
Pero... no sabían cómo iniciar algo para divertirse.
 
- Esto ya lo había visto yo antes... – pronunció Radka moviendo sus bigotes.
 
- Es verdad – reconoció Perkins.
 
- ... es verdad... – puntualizó Lulu -. Esto es un juego que los humanos practican para distraerse... se llama “Gato”, lo he visto jugar, pero... nosotros somos gatos y no sabemos agarrar un lápiz para trazar los círculos y las cruces.
 
- No podemos jugarlo. ¡Qué desgracia! – maulló con decepción Luna, mientras se unían a ese canto lastimero Esponja y Arte, Tigris y Peluso.
 
- ¡Hagamos nuestras propias reglas! – dictaminó ¡Diantres!
 
- ¿Cómo hacer reglas? – lo cuestionó Perkins.
 
- ¡Que sea un juego sin reglas! – apuntó Radka -. Imaginemos que cada cuadrante tiene un color, y cada uno de nosotros nos colocamos en uno.
 
Luego, intercambiemos posiciones de un lugar a otro; así, cada uno nos llevaremos otro color en nuestras patitas cuando nos traslademos a otro distinto, y así, podremos pedir que un artista pinte algo para nosotros, ¡en nosotros mismos!
 
“¡Bravo! ¡Buena idea!” maullaron los nueve gatos al mismo tiempo.
 
De esta manera, los felinos conocidos como Lulu, Luna y Radka; Esponja y Arte, así como Perkins y ¡Diantres!, Tigris y Peluso!, jugaron sin reglas un juego que los humanos habían creado para pasar el tiempo.
 
El resultado de sus primer intento de ejercicio del juego del “Gato sin reglas”g, es el que ahora vemos trazado en estos nueve cuadros que, Xcaret Rabadán creó al ser solicitada su ayuda por los Lulu, Luna y Radka; Esponja y Arte, así como Perkins y ¡Diantres!, Tigris y Peluso, pues ¡si no sabían cómo agarrar un lápiz!, ¡mucho menos un pincel!, como para ser retratados entre si mismos.
 
De esta manera, fue creada la serie de pinturas: “Juego de Gatos sin reglas”.
 
A continuación, podrás observar la serie completa.
 
Tú, ¿con cuál de los felinos que crearon el “Juego de Gatos sin reglas” resguardas en tu casa u oficina, habitación o sala?
 
Comparte con los otros dueños dónde pusiste a tu gato pintado.

La Idea, textos y concepto de este espacio, pertenecen a
 Joel Nava Polina
Copy Right 2006, 2007
Todos los derechos reservados.
México DF
Aquellos textos firmados por sus autores, les corresponde sus respectivos derechos de autoría.
Queda prohibida su reproducción e impresión, salvo acuerdo con el autor.
 
Garros Centro Cultural / Garros, Bazar Artístico Temático, Todo en Gatos
Álvaro Obregón 130, local 16, Colonia Roma, México DF, Corredor Comercial y Cultural EL PARIAN
Tel.: 55 84 19 18 / Horarios: Lunes a sábado de 10 Am a 8 Pm
e-mail:
garros_ccr@yahoo.com.mx
http://garroscc.tripod.com