Make your own free website on Tripod.com

conjunto.jpg

Garros | Producciones Garros

¿Quién recuerda a Oriana? 1 Motivo + para no olvidar el 2

19682006.gif

Hay imágenes religiosas y las que no lo son, que, bajo ciertas condiciones o determinados periodos, lloran o sangran.

Cada 2 de Octubre, la sociedad mexicana muestra su indignación ante el recuerdo de lo sucedido en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco en 1968.

Son ya cientos de miles las voces que en manifestaciones han externado su repudio; y año tras año, exigido castigo a los culpables de la matanza de ciudadanos.

Ante la indiferencia de la clase política en el poder - que cada sexenio tiene la posibilidad de develar el halo de misterio y mentiras que por más de tres décadas han imposibilitado a las familias afectadas llorar tranquilamente a sus muertos -, son pocas las personas que, superando la cólera acumulada con el tiempo, se muestran dispuestas a mostrar la luz de los hechos sin intereses políticos o partidistas.

A las declaraciones de Oriana Fallaci - periodista italiana que estuvo presente el día de la matanza -, Joel Nava Polina suma su experiencia como creador visual, y reformula la motivación de esta exposición: más allá de desenmascarar responsables, busca como fin último impedir que el olvido guarde para sí la cantidad de muertos y desaparecidos, para, como dice el creador de este "único concepto" histórico artístico en México", se proporcionen nombres de gente muerta a, la nueva cifra que por mucho excederá a la proporcionada por las autoridades.

La forma en que ha sido integrada la diversidad de materiales visuales, sonoros y docuemntales de sus archivo personal con documentos desclasificados que conforman esta exhibición, permite al espectador contemplar, no objetos aislados de museo, pues el conjunto se acerca más a una instalación en la que la disposición de objetos e interacción de los visitantes son fundamentales; la revisión histórica-documental se complementa con el sentido estético y artístico con que ha sido concebida; la aleja de las tradicionales manifestaciones en las que los interese políticos marcan la curaduría de la obra.

Se pretende que esta presentación sea el inicio de una exposición itinerante que se vea enriquecida con la participación, testimonios y nombres de aquellos que se vieron afectados la Noche del 68.

Una periodista "extranjera" - en ese entonces para México - es ya una periodista local, pues ha proporcionado las pistas para desenmarañar la madeja de historias y mitos en torno a una etapa crucial en la Historia de México.

A nosotros, los mexicanos, nos corresponde finalizar esta tarea.

Arturo Figueroa

Maestro en Arte

Muere la escritora Oriana Fallaci

Oriana Fallaci.
Una de las últimas fotos publicadas de Fallaci.

La periodista y escritora italiana Oriana Fallaci, conocida por sus provocadoras entrevistas y polémicos puntos de vista, falleció este jueves a los 77 años en su ciudad natal de Florencia.

Temida, alabada y odiada casi en partes iguales, Fallaci -quien en los últimos años se transformó en una crítica acérrima del Islam- sufría de un cáncer que la había recluido, pero que no detuvo su producción literaria.

Su carrera periodística había comenzado a los 16 años, poco después de haber participado en la lucha de los partisanos contra el régimen fascista durante la Segunda Guerra Mundial.

A lo largo de más de media década, Fallaci se transformó en un referente periodístico inevitable por su cobertura de conflictos y guerras en lugares como Vietnam, Suramérica y Medio Oriente, y más que nada por el estilo personal de entrevista que incomodó a varios líderes mundiales.

El palestino Yasser Arafat, el revolucionario iraní ayatolá Jomeini, la premier israelí Golda Meir y el secretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger fueron algunos de los muchos notables entrevistados por Fallaci.

En declaraciones posteriores a la entrevista, Kissinger dijo que había sido la conversación más desastrosa que jamás había tenido con una periodista.

Pérdida

Pese a que la noticia del deceso de Fallaci tuvo gran impacto en Italia, sus exequias se llevarán a cabo en la intimidad.

Según medios italianos, su familia -su hermana Paola y un sobrino- acompañaron a Fallaci en sus últimas horas.

Oriana Fallaci.
Fallaci despertó polémica con cada una de sus obras.

No se sabía mucho de la vida íntima de Fallaci, excepto por un famoso romance en los años 70 con el disidente de la dictadura griega Alekos Panagulis.

Panagulis fue asesinado en Atenas en 1976, y Fallaci le dedicó su libro "Un hombre"

En una declaración pública este viernes , el presidente italiano Giorgio Napolitano dijo: "(Fallaci) era una periodista de fama mundial, escritora de gran éxito editorial, apasionada protagonista de vivas batallas culturales, admirable en la valiente lucha contra el mal que la había afectado".

En los últimos años, Fallaci había vivido en Nueva York, ciudad que había adoptado como propia.

Producción reciente

Su regreso a las estanterías después de 11 años de silencio fue con "La rabia y el orgullo", una diatriba sobre la situación del mundo que Fallaci empezó a escribir días después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

Estoy muy, muy, muy enojada. Enojada con una rabia fría, lúcida, racional
Fragmento de La rabia y el orgullo

"Y estoy muy, muy, muy enojada. Enojada con una rabia fría, lúcida, racional", escribía Fallaci en las primeras líneas de ese texto, publicada inicialmente en periódicos italianos y luego transformada en libro.

Fallaci empezaba así desarrollar lo que sería la temática de los últimos libros que publicaría en vida: la defensa de la cultura occidental, el rechazo al fundamentalismo islámico, la crítica a la inmigración árabe en Europa -que llamó "sucia y racista"- y un virulento ataque a los intelectuales de izquierda que propician un entendimiento con el Islam.

En ese texto, Fallaci también acuñó el término "Eurabia": el continente europeo, afirmaba, es ahora una mezcla de Europa con los países árabes, donde Europa es "una colonia del Islam".

Polémica

En sus libros más recientes -"La fuerza de la razón" y "Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci"- también empezó a hablar de su enfermedad y de la muerte, a la que decía no temer, aunque si le producía "una especie de melancolía. Me desagrada morir, sí, porque la vida es bella, incluso cuando es fea".

Oriana Fallaci.
Fallaci en Ciudad de México en 1968, donde resultó herida durante su cobertura de una manifestación.

No fueron pocas las veces en las que Fallaci debió enfrentar acciones judiciales por sus escritos y declaraciones.

En la última entrevista que ofreció, a mediados de este año, Fallaci dijo que "haría explotar" una nueva mezquita que estaban planeando construir en Toscana.

"¡No estoy dispuesta a ver un minarete de 24 metros en el paisaje de Giotto, cuando no puedo usar una cruz o cargar una Biblia en su país! Entonces, la hago explotar!", afirmó Fallaci en esa última entrevista, titulada -apropiadamente- "la agitadora".

Fuente: BBC, 15 de septiembre de 2006

 
 

Garros (MR) Todo en Gatos y Garros (MR)  Centro Cultural
son Marcas Registradas con logotipo y nombre con Derechos Reservados de Autor en 2006, 2007
Garros (MR) es una marca mexicana a nombre de Joel Nava Polina

Suscríbete a garros_ccr
Fortificado con mx.groups.yahoo.comYahoo! Grupos