Make your own free website on Tripod.com

newgarro.jpg

Fillet
Historias para compartir
Lluvia
La verdadera historia de los Pez Gato
Flor de Luz
Fillet
Gatos ¡Explosión!
Es cierto, ¡es un lindo gatito!
Tinta China
Serenidad
Gatos Zanahoria
¡Tierra en peligro!
Corazones
El agua y los ríos
Ojos de Gato
Gato Doctor de Almas
Luz
"Hola y Gato"
Te daré suerte
Al calor del nacimiento
Ana y Paola ofrecen salud y abundancia
Los Gatos Misterio
Historia de Aura
Gato con pies de trapo...
Haciendo realidad tus sueños
La historia de Mrs. Miau
Yo te cuidaré
En la tormenta
Juguemos "Gato"
7 vidas felices

gato-estambre.jpg
$ 220.00 pesos/incluye pilas

La historia que te contaré, tiene que ver con la imaginación.

 

No es muy larga, pero sí entretenida.

 

Ahora bien... si has prestado atención al ver a los gatitos jugar, te será fácil descubrir que, uno de sus juguetes predilectos es nada menos que... ¡siii...!, ¡una borla de estambre!

 

Pero, ¿conoces la razón por la cual les gusta tanto?

 

¡Adivina!

 

Yo puedo esperar el tiempo que quieras. Tienes que pensar en algo, aunque... ¡no la digas en voz alta!

 

La cuestión es, que no te quedes sin dar una idea.

 

...

 

La que quieras. Cualquier idea es buena. Todas son buenas. Tómate tu tiempo... yo te espero aquí.  Y cuando vuelvas, me avisas.

 

...

 

Bueno... ahí tienes.

 

¡No me la cuentes!

 

Ahora, ya  que has proyectado esa idea, piensa un poquito... descubrirás que la idea que llegó a ti, es porque:  1.- es divertida;  2.- porque te llamó la atención... y 3.- porque ¡imaginaste ser un gato!

 

¿No fue así?

 

Si fue así, pues... date cuenta de algo: ¡no puedes ser un gato!, pero..., ¡sí puedes imaginar que a ellos les gusta jugar!

 

Aunque, además de jugar, también les gusta que los mimen.  Que la gente  sea cariñosa con ellos y los protejan; que los  ayuden si están en peligro, o bien, los cobijen si tienen frío.

 

¡Cómo sé esto?

 

Pues ¡porque soy un gato! A mi me ayudaron a escribir la historia.

 

Así de fácil.

 

Ahora bien... como ya hiciste tu esfuerzo imaginativo, voy a recompensarte compartiendo contigo un secreto:  a todos los felinos, ¡de todo el planeta!, nos atraen las borlitas de estambre, aunque... no necesariamente tengan que ser ese material; pueden ser de hilo o seda también. El material, casi es lo de menos.

 

El caso es, que aparentamos “jugar” con estas pelotitas por una razón muy importante: a través de éstas, ¡mandamos mensajes a otros felinos amigos en otros sitios de la tierra!

 

Que, ¡cómo hacemos esto?

 

Es, como... ¡un teléfono felino!

 

¿Cómo funciona?

 

¡Ahí está nuestro secreto! – que ya no lo es tanto, pero no importa.

 

¿Sabes...? - no, no sabes, porque hasta hoy era un secreto -, ... pero... el caso es, que nosotros transmitimos mensajes a los hilos de las bolas cuando les damos pequeños manotazos con nuestras patitas delanteras, o las aferramos con las 4 patas y las lanzamos para allá o acullá.

 

Es como para ti, una hoja en blanco. Ésta seguirá estando blanca, a menos que con un lápiz o bolígrafo escribas o pintes, traces o dibujes sobre ella.

 

Bueno... nosotros los felinos hacemos algo parecido con nuestras patitas delanteras, pero también con las patitas traseras.

 

¿Comprendes?

 

Y bueno... ¡cómo es que llega el mensaje a otros gatos, si esa bola de hilo la tenemos para jugar en un rincón, bajo un mueble, silla, diván o lugares que son casi inaccesibles para los humanos?

 

Fácil... cuando alguien, por ejemplo, tu mamá, tú, la abuelita, hermano, o familiar y amigo llegan a tomarla en sus manos, y luego, sacuden sus manos sobre su pantalón o una prenda de vestir para quitar las pelusas que llegan a pegarse en sus manos.

 

¿Y luego?

 

¡Ocurre algo maravilloso! Los mensajes que colocamos en los hilos, van a parar a las manos de ustedes; y cuando llegan a tocar su vestimenta, ¡ahí!, en ese mismo instante el mensaje pasa a los hilos del pantalón, falda, abrigo, sweter, camisa, saco, boina, etc.

 

Ustedes nos ayudan a transmitir nuestros mensajes a otros gatos, que están.. que te parece, al otro lado la cuadra de donde viven... o... al lado opuesto de la ciudad... ¡o más lejos...!,  en otras ciudades, y países..., ¡hasta continentes!

 

Tú puedes comprobarlo muy fácilmente.

 

¿Cómo?

 

Mucha gente te habrá  platicado – o, tal vez hasta a ti te ha ocurrido - que: “...un gato se me acercó sin siquiera conocerme... y luego, se subió y comenzó a ronronear... después, hizo algo muy extraño... hundió sus manitas en la tela de mi sweter, en mi pantalón... parecía como si estuviese amasando harina para un pastel...”.

 

Y bien... ¡ya imaginas lo que ocurre, o quieres que te ayude?

 

Es la última, ¡eh! A la próxima, tú tienes que encontrar la respuesta.

 

Lo que hacemos, no es otra cosa que reconocer la transmisión de un mensaje que un felino mandó a otro, a través de esta persona que tuviera contacto con alguna pelotita de estambre o hilo con las que jugamos.

 

El resto, ya lo sabes: él o ella, se sacudirán las manos, para luego, irremediablemente, tocar con sus manos la ropa.

 

¿Lo ves? ¡Es bien fácil!

 

Te preguntarás, por otro lado, ¿qué tipo de mensajes nos transmitimos?

 

¡De toda clase!

 

El estar contentos de vivir en una casa con gente que lo estima a uno. La buena nueva por el nacimiento de una camada de gatitos. El descubrimiento de una estrella (siendo mayormente nocturnos, somos especialistas en reconocer los astros del cielo);  y otras muchas cosas más. No puedo contarte todo. Es como si yo te pidiera a ti que me explicaras el tipo de mensajes que hacen entre ustedes los humanos al usar los teléfonos.

 

Esta es mi historia. Y aunque te parezca inconcebible, es cierta. Usa tu imaginación y descubre que puede platicar un gato a otro, que ni siquiera conozca, a otro lugar de la ciudad, del planeta, quizá, para no ir más lejos, a tres o cuatro cuadras.

 

Y si descubres un día que le dijo un gato a otro, que te parece si compartes el mensaje con los humanos; puedes compartir la historia para ser publicada en Internet, en la siguiente dirección: http://garroscc.tripod.com/historiasparacompartir/id33.html  escribe entonces al e-mail: garros_ccr@yahoo.com.mx

 

Gracias, y cuídame mucho, por favor.

 

PD: Por cierto, mi nombre es: Fillet

 

FIN

La Idea, textos y concepto de este espacio, pertenecen a
 Joel Nava Polina
Copy Right 2006, 2007
Todos los derechos reservados.
México DF
Aquellos textos firmados por sus autores, les corresponde sus respectivos derechos de autoría.
Queda prohibida su reproducción e impresión, salvo acuerdo con el autor.
 
Garros Centro Cultural / Garros, Bazar Artístico Temático, Todo en Gatos
Álvaro Obregón 130, local 16, Colonia Roma, México DF, Corredor Comercial y Cultural EL PARIAN
Tel.: 55 84 19 18 / Horarios: Lunes a sábado de 10 Am a 8 Pm
e-mail:
garros_ccr@yahoo.com.mx
http://garroscc.tripod.com