Make your own free website on Tripod.com

newgarro.jpg

Lluvia
Historias para compartir
Lluvia
La verdadera historia de los Pez Gato
Flor de Luz
Fillet
Gatos ¡Explosión!
Es cierto, ¡es un lindo gatito!
Tinta China
Serenidad
Gatos Zanahoria
¡Tierra en peligro!
Corazones
El agua y los ríos
Ojos de Gato
Gato Doctor de Almas
Luz
"Hola y Gato"
Te daré suerte
Al calor del nacimiento
Ana y Paola ofrecen salud y abundancia
Los Gatos Misterio
Historia de Aura
Gato con pies de trapo...
Haciendo realidad tus sueños
La historia de Mrs. Miau
Yo te cuidaré
En la tormenta
Juguemos "Gato"
7 vidas felices

lluvia.gif
$ 195.00 pesos

lluviaii.gif
$ 195.00 pesos

Lluvia

 

Por: Joel Nava Polina
DR 2006 México DF

Así me llamo.

Pero, ¿quien es quién? Te preguntarás

Ambos nos llamamos así, y, por lo regular, tenemos estos dos colores.

Esa no te la sabías, ¿verdad?

Si tú ves el color del agua, ¿qué verás? Es decir, ¿qué color...!

Si afirmas que es de color “gris”, ¡podrías atinar!

Pero en cambio, si yo te dijera que también puedo ser dorada, amarilla o hasta ¡color naranja...(¿?)! ¡Será más difícil que me lo creyeras!

No te culpo por ello.

El caso es, que antes ¡no teníamos colores!

Hhora, ¡sí!

Mi hermana es la naranja, y yo, soy el gris. Ambos tenemos el mismo nombre, pero, distintos colores.

¿Qué sucedía antes de ser gris y naranja? Fácil: ¡nadie nos podía ver!

Eso nos trajo muchas complicaciones. La gente nos pisaba, los perros podían olernos y ladrar como locos donde sus amos no podía ver nada (tampoco el perro claro está); y nadie nos podía alimentar (¡miau!).

Una noche sin embargo, una lechuza que viajaba de un extremo de la ciudad, al otro extremo de la ciudad y así visitar a los sus amigos sobrevivientes en los escasos bosques del Valle de México que aún quedan, vio que estábamos llorando en la azotea de un edificio de la Coloina Condesa.

La señora lechuza bajó hacia nosotros y fue la primera vez que no tuvimos que dar un salto para evitar que nos pisaran. Fue un alivio. Y la cuestión mejoró cuando la lechuza nos saludó.

¡Nadie antes de esa noche nos había visto! Y por supuesto que nos pusimos muy contentos mi hermana y yo.

Nos comentó que ella ¡sí¡ nos podía ver.

Pero, sabes... ella veía nuestras almas y con eso era suficiente para saber que éramos gatitos.

Nos dijo que ella podía ayudarnos a que la Madre Naturaleza nos diera un color distintivo, y entonces nos pusimos mucho más contentos que antes.

¿Qué hizo entonces la señora lechuza?

Nos tomó por el lomo con sus patas y nos elevó sobre las nubes.

Desde esa altura pudimos ver que la ciudad estaba muy sucia, y la gente que la habitaba no hacía nada para cuidar árboles y prados.

Nos pusimos muy tristes, pero la señora lechuza nos comentó ´ que nosotros podríamos hacer que eso cambiara si transmitíamos el mensaje que ahora te damos.

Eso nos agradó, pues de esa manera, nosotros podríamos contribuir con información a los humanos que, no tampoco pueden volar y observar desde esas alturas lo que nosotros sí pudimos ver desde arriba.

Pensábamos en eso mi hermana y yo, cuando de pronto ocurrió algo. Vimos al sol aparecer por entre las montañas del oriente de la Ciudad de México, y entonces mi hermanita fue tiñéndose de el color de esos rayos.

Tan emocionada estaba, que no se percató cuando entramos en una nube junto con la lechuza, y luego, al salir de ese cúmulo, mi hermanita me vio con sus grandes ojos azules y dijo: ¡tú también tiene color... (¿?)!

Vi mis patitas, y ¡en efecto! Tenía colores. Algunas nubes se habían pegado a partes de mi cuerpo y las habían pintado de blanco;  y aquellas partes humadas de agua en mi piel, eran, en un principio casi transparentes, para luego convertirse en ¡gris! Como en ocasiones se puede ver el color del agua de lluvia..

Eso ocurrió cuando las nubes comenzaron a arrojar una gran cantidad de agua sobre nosotros.

Y pues, sabes... ¡estaba lloviendo! ¡Eso era lo que estaba ocurriendo!

De esta manera, fuimos “bautizados”. Y  desde entonces, ambos nos llamamos “Lluvia”.

Así, es como la Madre Naturaleza nos llamó.

La lechuza también estaba muy contenta, pero nosotros mucho más, y claro, súper agradecidos de nos ayudara a que tuviésemos por fin un color.

Ahí tienes. Esa es nuestra historia. O mejor dicho, las dos historias.

Te pedimos nos cuides mucho; tanto, como también solicitamos lo hagas por nuestro medio ambiente. La ciudad, los prados, y los pocos bosques que aún quedan en sus periferias.

Si estos espacios de vegetación los matamos, estamos aniquilando la posibilidad de que los gatos sigan viviendo; pero también los perros, los árboles y tú y tu familia.

Pide información a los maestros, amigos y familiares, para que te muestren cómo hay que cuidar los recursos naturales; y cómo, desde la ciudad, en la ciudad, podemos contribuir a evitar que se desperdicie el agua, usar el transporte público, en vez del auto familiar; dejar de fumar o quemar materiales de combustión; usar menos los focos de casa, y cambiarlos por bombillas ahorradoras de luz. En fin, hay muchas formas con las que podemos ayudar a que la Madre Narturaleza muera.

De esta manera, podríamos decir que no hay un fin de la historia, evitemos que alguien diga por ahí: “Y colorín colorado, este cuento a acabado...”.

FIN
La Idea, textos y concepto de este espacio, pertenecen a
 Joel Nava Polina
Copy Right 2006, 2007
Todos los derechos reservados.
México DF
Aquellos textos firmados por sus autores, les corresponde sus respectivos derechos de autoría.
Queda prohibida su reproducción e impresión, salvo acuerdo con el autor.
 
Garros Centro Cultural / Garros, Bazar Artístico Temático, Todo en Gatos
Álvaro Obregón 130, local 16, Colonia Roma, México DF, Corredor Comercial y Cultural EL PARIAN
Tel.: 55 84 19 18 / Horarios: Lunes a sábado de 10 Am a 8 Pm
e-mail:
garros_ccr@yahoo.com.mx
http://garroscc.tripod.com